«Preguntóle otro estudiante que en qué estimación tenía a los poetas. Respondió que a la ciencia, en mucha; pero que a los poetas, en ninguna. Replicáronle que por qué decía aquello. Respondió que del infinito número de poetas que había, eran tan pocos los buenos, que casi no hacían número; y así, como si no hubiese poetas, no los estimaba; pero que admiraba y
reverenciaba la ciencia de la poesía porque encerraba en sí todas las demás ciencias: porque de todas se sirve, de todas se adorna, y pule y saca a luz sus maravillosas obras, con que llena el mundo de provecho, de deleite y de maravilla.»

El licenciado Vidriera. Miguel de Cervantes

Anuncios

Para hacerlo más pequeño
no me besas.
Para hacerlo
Para hacer mi corazón aún más pequeño
no me besas

Jávea 13.7.2004

Porque el cielo cae a veces por los lados
y deja abierto un hueco en la penumbra,
porque el día cae y se arrugan las persianas
y se arruga y no puede respirar la luna.

Porque el tiempo queda a veces atascado
en un sueño que no sigue a las estrellas,
porque no es verdad que exista cualquier cosa
y no es verdad que para ti fue siempre ella.

Porque el cielo cae a veces por los lados
y deja un hueco abierto en el cariño,
porque cae a veces todo y todo sigue
y acaba siendo igual que era al principio.

22.12.2009