Mi novio no me hace nada
si antes no apaga la luz
(Mi novio es bobo de Nacho Vegas y Free Reega)

Acércate.
Ven a darme un beso,
pero apaga la luz antes,
no vayas a ver mis sentimientos.

Que no te asuste mi tristeza,
aún soy capaz de querer, creo.
Por si acaso no mires, no toques,
quizás tampoco a ti te guste que sea demasiado bueno.

Apaga la luz, que me da vergüenza
que veas mis defectos,
que levantes mi corazón
y veas escondidos debajo demasiados recuerdos.

Ven a darme un beso, sí,
pero apaga la luz primero.
Y cierra los ojos.
No mires muy dentro.

O quizás, antes de que te asustes,
mejor no vengas a darme un beso,
que siento que ni apagando la luz
te apetecerán mis sentimientos.

Anuncios

Te quiero como nadie en el mundo te ha querido.
Mis ojos te señalan, mis manos solo miran,

mis versos van remando en el río del cariño.

Te quiero como nadie en el mundo me ha querido
y tú que tienes miedo te escondes en tu pecho.

“¡Cómo te puedo amar sin pedirte nada a cambio!”
Tus miedos se baten en duelo con tus sueños.

Daría todo para que no existiera nadie
tan feliz como tú y como yo, pues, en silencio.

Las ganas de quererte me salen de la boca.
No hay nadie más que tú que se merezca mis besos.

De noche pienso en ti y te acaricio por el aire,
no importa que sea solo imaginación tu cuerpo.

Porque estar a tu lado es el más bello tesoro,
más bello que saber que nuestro amor es eterno.

Porque te echo de menos los días que me faltas
aunque mi corazón se niegue a reconocerlo.

Es tan grande mi amor para ti que estoy seguro
que nadie te querrá nunca como yo te quiero.

Y si el amor se acaba como dicen algún día
yo inventaré otro nombre para amar, ¡te lo prometo!

Te quiero como nadie en el mundo me ha querido.
Como nadie en el mundo te ha querido, te quiero,
porque tú para mí eres el miedo que se vence
porque tú para mí eres… el amor verdadero.

Los espíritus tocan
a los que son casi transparentes.
Los cogen por detrás
y ellos los sienten
Les gustaría ser como ellos:
casi transparentes.
Les gustaría sentir lo que ellos sienten.
Tienen el alma a flote
y el corazón en los dientes.
Son personas especiales
y tienen a Dios presente.
Sus manos son cálidas,
sus ojos diferentes.
Tienen la piel muy clara
son casi transparentes.

Vendrá el mar a llevarse mis poesías.
Me arrastrarán las olas a la arena.
Seré el perdido náufrago que duerme
en un barco de tierra.

Me hablarán las medusas que se mueren
como yo me moría en la galerna.
Me herirán sus tentáculos de lluvia
en mi alma sin isla y sin botella.

Seré el perdido náufrago que mira
cómo el mar le arrebata sus poemas
e intenta en su impotencia reescribirlos
con el dedo en la arena.

Seré un náufrago
moribundo en la arena
recuperando espíritus de versos
que borrarán las mismas olas cuando vuelvan.

Después de haber amado tanto
parece como si tuviera pinchazos en el alma
y siento la pereza del sudor
que he perdido en mis lágrimas.
Parece que el corazón
también por el amor se cansa:
horas de carrera loca,
kilómetros de esperanza.
Después de tanto amor me quedan
suspiros sin sabor, la voz cansada
y dos labios como uñas
que ya no sienten nada.
Las estrellas se entrometen,
la luna últimamente está pesada.
Las poesías como las rosas
huelen a piedra quemada.
Pero existe algo
más allá de mi cansada alma
porque a pesar de todo siento
ganas de volver a temer la madrugada.

Voy rebotando por los versos
como el borracho que rebota por las calles,
ritmo sediento, rimas penosas
y mañana…
palabras resacosas.

Voy rebotando por las calles
como el poeta que rebota por los versos,
whisky sin nombre, copas de prosa
y mañana…
el recuerdo de alguna chica hermosa.