Si es verdad que la vida
es solo una parada,
mejor esperar andando
para que no se haga tan larga.

Anuncios

Ojalá te hubiera escrito
a lápiz esas palabras
para así después de todo
sin dificultad borrarlas.

Ojalá fueran retratos
de grafito en los que aún callas
para borrarlos fácilmente
y que no quedara nada.

Ojalá el recuerdo fueran
tan solo meras palabras
y solo retratos, que, a lápiz,
con facilidad se borraran.

Mi amor es
como una aspillera
desde la que disparo
sin obtener respuesta
y escondido me pregunto
por qué nadie me acierta
en el corazón
o en la cabeza
con un potente flechazo
con una certera flecha
igual que yo acierto
muchas veces con mis flechas
en corazones que diviso
tras mi recóndita aspillera.

¿Para qué estar
toda la vida sufriendo
por algo que tarde o temprano
a todos nos acaba ocurriendo?

¿Para qué sufrir?
¿Para qué tener miedo?
¿Qué más da que llegue pronto?
¿Qué más da ser el primero?
¿Para qué temer algo
que de tan frecuente tiene que ser bueno?
O mejor aún:
¿para qué temerlo
si puede que mientras vivimos
estemos ya muertos?

Sabré poco del mundo,
pero algo sé,
quizás menos que algunos que sí saben
o que creo que deberían saber,
quizás menos que algunos que probablemente sepan
pero que no parecen saber

Y es que yo sabré poco del mundo,
pero algo sé
y sé que los que mandan deben mandar poco
porque el mundo no va bien

Y yo sabré muy poco
pero sé lo que sé,
que robar es algo malo
y que engañarnos también
y creer que somos tontos…
eso sí que sé que no puede ser

Y es que yo sabré muy poco
muy poco deberé saber,
porque no llego a entender por qué aguantamos esto
y no nos oponemos de una vez
y por qué seguimos obedeciendo
a quienes se inventaron el poder

Algo creo que sé del mundo,
después de todo algo tendré que saber,
pero debe ser muy poco
porque aún hay muchas cosas que no consigo entender

y levantar un puente
donde nunca hubo agua
Paula Bozalongo

¿Cuántas veces intenté
convencerte de lo mucho que te quiero?
Perdóname.
También hay demasiadas estrellas en el cielo.

¿Cuántas veces te juré
que nuestro amor sería eterno?
Perdóname.
También algún día acabará el tiempo.

¿Cuántas veces afirmé
que no habría amor tan grande como el nuestro?
Perdóname.
También es pequeña la Tierra en el universo

Perdóname, sí, por favor, perdóname

Perdóname porque la Tierra
sin ti es un planeta inmenso

Perdóname porque sin ti
parece infinito el tiempo

Perdóname porque sigo mirando a las estrellas
y aún te encuentro.

Y tú venías con tus gafas nuevas
y yo esperaba como siempre en tu portal
y el beso al saludarnos recordaba
el sueño que soñábamos soñar

Entonces no entendía que los sueños
son siempre malos, siempre son igual
que los buenos se terminan demasiado pronto
y los malos no terminan de acabarse
al despertar

¿Cuántas estrellas caben en el cielo
en las noches que paso a solas?
A ti como nunca te importaron esas cosas…

¡Cuántas estrellas me dejaste
en mi ventana rotas
como quien le da a un niño un caramelo
para que deje de abrir la boca…!

Caben demasiadas estrellas en el cielo,
caben demasiadas cosas,
demasiados recuerdos esparcidos por la noche,
demasiados pétalos de rosa.

Caben demasiadas palabras con sentido,
demasiadas imágenes borrosas
y miles de corazones para ti…
pero a ti nunca te importaron esas cosas.

¿Cuántas estrellas caben en el cielo
en las noches silenciosas?
Las contaría una a una
si las pudiera contar todas,
si no fuera una tontería
porque a ti esas cosas no te importan.

Yo era de los que quieren
Pero ella no me creía
Y cuanto más me ignoraba
Yo más la quería

Así pasó una noche
Así pasó la vida
Y así pasó la noche
En la que pudo ser mía

Y así pasó al recuerdo
El amor de mi vida
Y así después de todo
Supe que no me quería

Yo querría un mundo
en el que no nos miráramos todos de manera sospechosa.
Yo querría un mundo
en el que se pudiera confiar en los que mandan,
en el que no hubiera que olvidar cosas
para no pensar en ellas.

Yo querría un mundo
en el que no hiciera falta conformarse
con que el dinero lo mueva todo.

Yo querría un mundo en el que la cultura
no hubiera decepcionado a tanta gente,
un mundo donde no hubiera que leer mucho
para encontrar algo que merezca la pena.
Un mundo en el que la gente
siguiera leyendo poesía
y los poetas escribiéndola.
Un mundo en el que obras de arte raras
no fueran lo más caro en las subastas.
Un mundo en que lo bello fuera bello de por sí
y no hubiera que aprender cuándo algo es bello.
Un mundo donde no nos aburrieran
para que no pensemos,
ni nos divirtieran con música y juegos
para que tampoco pensemos,
un mundo donde lo apropiado no fuera
hablar de lo que otros hablan,
hablar de lo que nos hablan los que nos guían,
hablar de ellos
y no hablar de nosotros.

Yo querría un mundo
en el que la gente no se sintiera sola
y no hiciera falta el whatsapp
ni las redes sociales
ni viajar mucho para encontrar lo mismo en todas partes.
Un mundo en el que no hubiera que presumir
de lo ocupados que estamos
de lo tristes que estamos
de lo bien que nos controlan.

Yo querría un mundo
en el que tener tiempo para estar solo
no fuera condenado por el resto.
Yo querría un mundo en el que no existiera el resto.
Un mundo en el que lo inmediato
no fuera lo único creíble.
Un mundo donde se valorara lo que importa
durante más de una hora.
Un mundo en el que no se dieran por hecho
cosas sin sentido,
cosas que se sustentan por inercia.

Yo querría un mundo
en el que…
Yo querría un mundo.
Pero no sé si ese mundo ha existido,
no sé si existirá un mundo.