Si fuera un poco más fácil (canción)

Si fuera un poco más fácil decirte que te quiero
si en besarte los labios hubiera sido yo el primero
si el miedo no hiciera abismos en tus manos
no sería verdad que nos amamos

Si estuviera seguro de que el amor es verdadero
si estuvieras segura de querer darme el mundo entero
si todos los recuerdos camufláramos
no sería verdad que nos amamos

Por querer darlo todo
por querer tocar el sol
por dejar demasiadadas cosas en la habitación
por evitar no dejarlo
nos podemos dejar el amor.

Si solo hubiera sonrisas en tu pecho
si ninguno tuviera ningún defecto
si escondiéramos los celos
por miedo a hacernos daño
no sería verdad que nos amamos.

Por querer darlo todo
por querer tocar el sol
por dejar demasiadadas cosas en la habitación
por evitar no dejarlo
nos podemos dejar el amor.

Si el amor fuera solo el calor de tu pecho
y nuestra única puerta solo fueran los celos
si solo nos dedicáramos a mirarnos
no sería verdad que nos amamos

Anuncios

Porque ya olvidé mis recuerdos
y comprendí que no eran nada
Porque ya lo entregué todo
y me quedé hasta sin ganas
Porque ya he amado antes
No quiero enamorarme

Porque ya tuve mi tiempo
y ya no hay nada que me valga
Porque ya pertenecí a alguien
y me vendió en una subasta
Porque ya he amado antes
No quiero enamorarme

Porque sé que nada vuelve
y tú no fuiste el primero en encender la llama
Porque sé que no es posible
que te ame como amaba
Porque ya he amado antes
No quiero enamorarme

Pero tú me diste algo
que me dejó destrozada
Me demostraste que nunca
había estado enamorada

Y como no había amado antes
no dudé en enamorarme

y ella echa a temblar: «Yo también te quiero»
Ismael Serrano

Para que no lloraras
no quise ser posesivo
y dejé que te fueras por ahí
aunque quería que quedaras conmigo.

Para que me quisieras
dejé mis celos a un lado
y dejé que hablaras con otros,
que fueras con ellos al cine,
que les cogieras de la mano.

Para que no lloraras
siempre tenía una sonrisa
aunque estuviera enfadado y triste
porque hacía días que no nos veíamos.

Para que me quisieras
dejé de llamarte
para que no te agobiaras
y pudieras tener tiempo para ti.

Para que no lloraras
no grité ni me puse nervioso el día
que te vi besándote con otro.

Para que me quisieras
ni siquiera te dije que te había visto
y para que no te dieras cuenta
pegué uno a uno rápido los pedacitos
de mi corazón roto.

Para que no lloraras
te dejé marcharte aquel día,
¿para qué iba a forzarte
a que te quedaras conmigo si no querías?

Y al cabo del tiempo
cuando ya no podía hacer nada en la distancia
para que me quisieras,
cuando ya lo había tirado todo a la basura,
me llamaste y me dijiste:
“Te quiero”
Yo, aunque ya no te quería,
para que no lloraras te dije:
“Yo también te quiero”.

Soneto para mi candidatura de Hechos de talento

Si piensas que estoy hecho de talento,
y notas de mis versos la ternura,
si ves mis blogs reclamos de cultura
y crees que en mi función soy un portento.

Si no quieres tener remordimiento,
pasando de un lingüista de esta altura.
Si crees que no hay mejor candidatura…
¡No joas y vota!, que es solo un momento.

Mas vota solo si es verdad que sientes
que el mío es el mejor perfil que ves,
que luego igual ves otro y te arrepientes.

Solo cuando por fin seguro estés,
búscame entre otras caras sonrientes
en hechosdetalento.es

Se ha pirao
vaya que si se ha pirao
te ha enseñao
que la noche aun con luna sigue siendo oscura
que no es verdad que el tiempo to lo cura
y su corazón te ha robao
las ganas de luchar por ella,
de llevarla a alguna estrella
y cantarle a grito pelao
que es la más bella princesa
que ha pasado por tu lao
Te ha dejao
empaquetao a tos tus regalos,
rodeao de los momentos malos
que creíste que ya había olvidao
Y tú has tratao
de no pensar en ella para no recordarla
de esconder toas sus fotos para no volver a amarla
de creer que habéis estado siempre separaos
y no has hecho ni caso a lo que te he aconsejao:

Que ahora no
no te pases la vida
dedicándote a olvidarla;
que afrontes ya su huida,
porque el alcohol escuece en la herida
pero sirve pa curarla

Se ha marchao
joder que si se ha marchao.
Se ha esfumao
en el cielo el brillo de su pelo
pa que no lo veas desde el suelo
y el silencio de sus labios te ha dejao
tu corazón muriéndose en cenizas
tus lágrimas se han hecho trizas
y muy deprisa se han apagao
las calles que ya nunca pisas
la esperanza de estar a su lao
Te ha dejao
maniatado a toas sus promesas
pegando bocaos a las princesas
y a los cisnes que has rimao
para ella
Y tú has tratao
de intentar tomártelo to con guasa
de insinuar que no te importa lo que pasa
de andar siempre con los ojos cerraos
y no has hecho ni caso a lo que te he aconsejao:

Que ahora ….

Algunos…muchos dicen…dirán que la vida es un camino,
un río que fluye, una esperanza
Yo…ahora, no creo moverme,
no percibo el horizonte
Si el mundo de verdad es un camino
yo estoy quieto
y no hay nada más terrible
que ver al resto quietos a mi lado
haciendo que se mueven,
mirándome de lejos desde cerca,
andando hacia ninguna parte
con la vista perdida
en un horizonte
al que algunos…muchos dicen…dirán que han llegado.

Tenías razón
que yo te quisiera
no era razón para quererme.

Me mirabas como amiga
si me mirabas a la cara.
Qué quieres que te diga,
preferiría
que no me miraras.

Mis llamadas perdidas
estaban tan perdidas como mi alma.
Nunca las respondías
Nunca la acariciabas.

Tenías razón
que yo te llamra
no era razón para quererme.
Por mucho que yo me empeñara
tú no tenías por qué verme.

Cada vez que te cogía
de la mano la apartabas
por si acaso me creía
que por fin yo te gustaba.

Las poesías que escribía
cada tarde te las daba
y tú después las leías
pero no me contestabas.

Tenías razón,
que yo te escribiera
no era razón para escribirme
por mucho que te dijera
que estar sin ti era morirme.

Un día me escribiste
sin que yo te escribiera
dijiste que estabas triste,
que diéramos una vuelta.

Me cogiste de la mano
recitaste mis poesías
y tus labios preguntaron
si era verdad que te quería.

Tenías razón
que yo te quisiera
no era razón para quererme.
Pero a veces el amor
para unir dos corazones
no necesita razones.

No sé cómo besarte
sin que pienses que te quiero
solo por atraparte
y desnudarte el primero.

No sé cómo quererte
ni sé por qué te quiero.
No sé si esperarme
a que me beses primero.

Y es que tengo tantas dudas
cuando te veo en silencio
que aunque supiera que me quieres
yo no te diría que te quiero.

Y es que tengo tanto miedo
de perderte para siempre
que te acabaré perdiendo
aunque sé que tú me quieres.

No sé cómo besarte
sin que me apartes tus besos.
No sé si arriesgarme
o no correr ningún riesgo.
No sé cómo mirarte
sin que se note que quiero
amarte para siempre
y darte todos mis besos.
No sé dónde besarte
si en las mejillas o en los labios,
en las mejillas porque te quiero
y en los labios porque te amo.

Arriesgaste demasiado.
No hacía falta que nadie te lo dijera.
Vendiste tu primavera
por un invierno enamorado.

No querías estar triste,
pero a nadie le perdona la tristeza.
Llorando me dijiste:
—Estoy harta de comerme la cabeza.

Tenlo por seguro:
no dejaré que te choques otra vez
con un muro.
Tenlo por seguro:
Yo estaré a tu lado siempre.
Te lo juro.

Aunque te pisaban,
tú seguías poniéndote debajo.
Tantas veces te tiraban
que levantarte ya no te costaba trabajo.

Despertaron el llanto
de tu cama de madrugada.
Tu almohada empapada
no podía aguantar tanto.

Tenlo por seguro:
no dejaré que te choques otra vez
con un muro.
Tenlo por seguro:
Yo estaré a tu lado siempre.
Te lo juro.

Y hoy estoy yo
cantándote esta simple canción
solo porque no aguanto
que una niña tan bonita
pueda llorar tanto.

Si tienes una pena, Elena,
si tienes una pena,
cuéntasela a la luna llena.
Quizás ella te comprenda
condenada a vivir lejos del sol.

Si tienes una pena, Elena,
si tienes una pena,
dámela para que yo la venda
en el mercado del amor.

Si tuvieras una pena, Elena,
si tuvieras una pena,
yo te la cambiaría
por toda mi alegría
porque tu sonrisa, Elena,
es más bonita que la mía,
porque tu sonrisa, Elena,
es más bonita que la mía.

Si tuvieras una pena, Elena,
si tuvieras una pena,
yo te la quitaría
y tus lágrimas lloraría.

No tengas tú pena, Elena,
no tengas tú pena,
porque eres la más buena, Elena,
porque eres la más buena.