Creo que por primera vez
lo hice bien desde el principio.
Me empecé por enamorar de tus defectos,
los mejores que conozco,
los más divertidos y los más tristes,
y luego ya fue todo fácil.
Cuando menos te quiero
pienso en lo que me gustabas
cuando solo eras defectos
cuando eras mi preciosidad defectuosa,
mi alma gemela,
la muestra
de que lo que más le preocupa a uno desde siempre
es lo que más y mejor enamora luego
al que por fin llega
y te quiere de verdad,
la muestra de que los defectos
son en lo que más gusta parecerse
porque son lo más triste y divertido
que uno tiene.