Cuando me quedé pensando
creías que pensaba en ti.

Y no pensaba en ti.
Creías que lo hacía,
pero no pensaba en ti.

No pensaba en ti
porque no piensa
quien tiene el corazón a flote.

No pensaba en ti
porque pensar en ti es poco
comparado con todo lo que quiero
hacer contigo.