Hace un tiempo me vería como un loco,
como un loco que no teme a la distancia,
como un loco de amor
al que no le importa nada,
que perdió la cabeza
y desperdició su vida por su amada.

Pero ahora sé que no es de locos,
no es de locos enfrentarse a la distancia,
no es de locos cuando al otro lado espera
a la que esperó locamente mi esperanza.

Ahora sé que no es de locos.
Ahora sé que no hay distancia
que no pueda recorrer el amor
cuando deja un día, por fin, de ser loca esperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s