¡Qué raro
cuando todo era esperable
pero nada era esperado!

¡Qué raro
cuando se nos muere alguien!

¡Qué raro
cuando se nos para el corazón
y seguimos respirando!

¡Qué raro
cuando olvidamos nuestra propia muerte
porque hay otra que nos hace más daño!

¡Qué raro cuando una persona sin más desaparece,
pero queda de ella con nosotros
—y hasta puede verse—
algo!

Anuncios

Un pensamiento en “

  1. Pingback: Poesías y lágrimas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s