Ella no tenía azules las pupilas
ni los labios de un rojo encarnado
Solo tenía una sonrisa muy dulce
y una flor en cada mano.

Ella no cantaba todas las mañanas
ni siquiera sabía tocar el piano
No sabía nada de pintura
y tenía el pelo castaño.

Sus suspiros no volaban por el viento
se quedaban encerrados en su cuarto
y sus lágrimas no llegaron nunca al mar
porque antes naufragaron.

Así era ella, normal y buena,
esperando, siempre esperando
como todas las chicas que en los versos
se siguen consolando.

Así era ella, una de tantas
buscando por la vida, buscando algo
y mientras conformándose con lo que hay
conformándose mientras tanto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s