No me importa ser el raro,
el poeta,
el que supuestamente no trabaja porque no gana dinero,
el que comparte cosas íntimas,
el que no estudió Derecho.
No me importa que se rían
de que solo ahorre sentimientos.
No me importa preocuparles tanto
por mi futuro incierto.
No me importa ser el raro para todos mis amigos,
ser distinto a ellos.
No me importa, de verdad,
pues según están los tiempos
sentirme raro es requisito imprescindible
para ser lo que yo quiero.

Anuncios

2 pensamientos en “

  1. Pingback: Easy rider (nota = 5,8) | El príncipe de ver-leer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s