Aprender a convivir con los sentimientos,
ser compañeros de cuerpo.
Que ellos entiendan que nos cuesta entender sus horarios.
Que nosotros entendamos que ellos ya llevan muchos años viviendo.
Que sepan que hacemos ruido
porque así es como nos entendemos.
Que dejemos de protestar
por tener que estar siempre limpiando lo que manchan ellos.
Llevarnos bien,
leer mucho para saber cómo se han comportado en otros cuerpos.
Tener paciencia porque en el fondo
ellos no han cambiado, siguen siendo como niños pequeños.
Que entiendan que, aunque somos capaces
de equilibrarlos y contenerlos,
no nos es siempre fácil,
no es siempre posible estar atentos.

Si la convivencia de por sí es difícil,
cómo no lo va a ser con los sentimientos.
Tengamos paciencia.
Dejémosles más espacio que el que nos dejan ellos.
Que si sabemos manejarlos,
si aprendemos a entenderlos,
al final caeremos en la cuenta
de que no hay mejores compañeros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s