No me digas que sea menos humilde.
No me digas que tengo que saberme vender.
Los hay que lo hacemos todo siempre mal,
pero al final resulta que lo hemos hecho todo bien.
Si aprendí a ser humilde fue porque la vida
me demostró que celebrar no sirve para nada
porque siempre se vuelve a perder.
Si aprendí a no contentarme con nada
fue porque empecé a encontrar siempre un motivo más para crecer.
Me convencí de que se puede llegar más lejos,
de que hay siempre algo que nos queda por aprender
y da igual que no sepamos vendérselo a otros,
ellos al fin y al cabo se contentan solo con ser.

Pero yo soy humilde porque siento que soy poco,
porque me parecen solo pasos intermedios lo que termina bien,
porque me asusta terminar antes de haber llegado
o haber llegado pero haber hecho el camino al revés.

No me digas que sea menos humilde,
que creerme poco es mi manera de entender
que no quiero venderle a nadie nada
hasta que no sepa verdaderamente lo que es.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s