Lo descubrí por esas fiestas
de las que solía salir triste porque no había gustado a nadie.
Lo descubrí cuando una me dijo
que se había fijado en mí en esas fiestas
en las que yo miraba a todas partes.

Descubrí que casi todo depende de nosotros,
de cómo queremos que la vida nos trate,
de cómo queremos responder al mundo
sabiendo que el mundo sabe lo que sabe.

Y así dejé de creer que lo sabía todo,
dejé de sentirme mal por querer creerme demasiado poco importante.
Empecé a darle importancia a quién era yo
y empecé a concentrarme en lo que de verdad
tenía algún dato que aportarme.

Y así vi tus ojos.
Y así me atrapaste.
Y así comprendí que para entenderlo todo
no hace falta mirar a todas partes.

Y así ahora siendo el mismo
voy mirando al suelo por la calle
temiendo gustar a alguien que me mire
porque ahora solo a ti quiero gustarte.

Todo depende de nosotros,
pero a veces qué difícil es sentirse importante
si no viene alguien que nos quiera
y, para que sintamos que importamos, siempre nos acompañe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s